CARACTERÍSTICAS DEL MEDIO EN LA VAL D’ARAN

Mapa Val Aran

LOCALIZACIÓN

El Valle de Arán es un valle de la vertiente Norte del Pirineo ubicada en la cuenca del río Garona terciaria del Ebro y tiene un forma sensiblemente triangular.

Esta región productiva está limitada aproximadamente por las siguientes coordenadas geográficas :

Longitud Oeste : 0º 39 ‘ 01′ ‘ E

Longitud Este: 1º 05 ‘ 55 ‘ ‘E

Latitud Norte: 42º 51 ‘ 51′ ‘N

Latitud Sur: 42º 36 ‘ 38′ ‘N

La zona más delimitada a estudiar por su posición y pendiente serán las riberas de solana de los alrededores de los municipios de Vielha -media :

Altura media aproximada : 900 – 1100 m.

Datos medios :

Pluviometría ( mm ) : 935.5

Temperatura mínima ( ºC ) : 3.5

Temperatura máxima ( ºC ) : 14.4

Temperatura ( ºC ) : 9.0

Radiación solar (10 kJ / (m2 * día * micrómetro ) ) : 2,144


 

CLIMATOLOGÍA

A nivel de toda la zona se puede decir que se trata de un tipo de clima que según el Índice de humedad de Thornthwaite se puede clasificar de B2 a B3 a medida que ascendemos en el valle, donde es posible el cultivo de frutos del bosque. Frutos que ya están presentes de forma autóctona.

Este índice viene definido, según Thornthwaite, por la diferencia entre el índice de humedad (relación porcentual entre la suma de los excedentes mensuales de agua y las necesidades anuales de este líquido expresadas por evapotranspiración potencial) y el 60% del índice de aridez (relación similar entre el déficit anual de agua expresar por la suma de los déficits mensuales y la necesidad anual de agua).

Categorización y porcentaje:

– Semiárido (D) – 20 a – 40

– Seco subhúmedo (C1) de – 20 a 0

– Subhúmedo (C2) de 0 a 20

– Húmedo (B1) de 20 a 40

– Húmedo II (B2) de 40 a 60

– Húmedo III (B3) de 60 a 80

– Húmedo IV (B4) de 80 a 100

– Prehúmedo (A)> 100

Por su posición y altura las zonas señaladas con amarillo corresponden a las zonas más adecuadas para el cultivo del manzano, las laderas de solana alrededor de los 900 a 1300 m.

Desde el punto de vista agronómico esta zona está dedicada actualmente a pastos principalmente. Aunque tratarse normalmente de laderas con pendientes superiores al 10% en la actualidad se dispone de maquinaria perfectamente adaptada a estas condiciones. Por su ubicación en un entorno natural que, a pesar de fuerza agrícolamente humanizado en esta zona, ha sabido integrarse y mantenerse así ejemplarmente integrado, no es aconsejable el movimiento de tierras para establecer plantaciones regulares. Al contrario, desde nuestro punto de vista la mejor solución de plantación es el conseguir plantaciones de marco irregular para adaptarse a la orografía del terreno, aunque siguiendo las curvas de nivel, que dicho sea de otra parte , son bastante regulares, permitiendo estructuras de plantación mecanizables.


 

OTROS ASPECTOS

Los suelos, de la zona en cuestión, son bastante profundos, de textura franca arenosa, bien drenados, y con un contenido de materia orgánica muy elevado debido a su uso como pastos, lo que les da un característico color oscuro casi negro. Estos suelos son bastante fértiles, y no presentan ninguna limitación para el cultivo de fruta extensiva.

Debido a su buena orientación solar es la zona más adecuada para el cultivo en general. Desde el punto de vista climatológico no se observa ninguna problemática excluyente. Sólo algunas heladas tardías (finales de abril) que están presentes algunos años, podrían comprometer la calidad y la cuantía de la producción , por lo que sería recomendable disponer de un sistema antihelada .

El sistema que creemos más adecuado es el sistema de aspersión antihelada convencional , debido a la posibilidad de producirse temperaturas relativamente bajas y por la buena disponibilidad de agua en la zona.

El hecho del relativo aislamiento geográfico del Valle de Aran respecto las zonas más cercanas productivas frutícolas, es positivo en cuanto a la presencia y control de enfermedades y plagas. El aislamiento al que hacíamos referencia facilitará la posibilidad de control de algunas plagas tradicionalmente más difíciles con técnicas y medios propios de la agricultura ecológica.

Es de esperar que debido a la climatología particular de la zona, las plagas no representen una problemática importante, no tanto así algunas enfermedades para las que será necesario un control más cuidadoso.

En cuanto a las técnicas de cultivo, creemos que por el enfoque que se le quiere dar al proyecto, de producción de alta calidad, de respeto a la naturaleza, de integración con el entorno y mantenimiento del paisaje rural, el más adecuada es la certificación de la producción como Producción Agraria Ecológica por parte del CCPAE (Consejo Catalán de la Producción Agraria Ecológica). Más aún si tenemos en cuenta que no vamos a sufrir una excesiva presión de plagas que imposibilitan en muchas zonas la adopción de esta técnica de cultivo, y que cada vez más el consumidor valora más económicamente este hecho.